Proceso quirúrgico

El láser excimer es una cirugía ambulatoria y fácil, partiendo de la base de que como toda cirugía puede tener riesgos. Para empezar usted debe estar decidido a liberarse del uso de gafas o lentes de contacto. El segundo paso es muy importante: buscar una institución seria, responsable y reconocida, que le de confianza a su cirugía, que tenga profesionales idóneos y tecnología avanzada.


¿Cómo es la operación?

1. Se realiza un examen visual detallado, por parte del optómetra y el oftalmólogo, para establecer el defecto refractivo, su nivel de visión y lo que puede alcanzar el paciente después de operado. Lo ideal es que sin gafas, ni lentes de contacto, vea de igual forma que si los tuviera puestos.

2. Si utiliza lentes de contacto, debe dejar de usarlos al menos 10 días antes de la cita, reemplazándolos por unas gafas.

3. Hecha la valoración, se realizan exámenes de paquimetría y topografía corneal para determinar la curvatura y el espesor de la córnea y descartar otros traumas posibles.

4. En la sala de cirugía, se utiliza anestesia tópica (gotas) y se ejecuta el procedimiento que no dura más de 10 minutos y es invasivo (no produce sangrado)


Incapacidad

Como la cirugía es ambulatoria, al día siguiente, si lo desea, podrá incorporarse a sus actividades. Deberá utilizar durante 10 días unas gotas formuladas, y durante el mismo tiempo, y mientras este por la calle, gafas oscuras para evitar las molestias del sol. Por espacio de un mes, abstenerse de asistir a piscinas,  saunas o al mar, y alejarse de los lugares donde haya humo; las mujeres no deben utilizar maquillaje en los ojos durante algunos días.

 

Comentar